Galería

La metamorfosis del 25-S

Fuente: www.publico.es  ELENA HERRERA Madrid

Ocupa el Congreso se transforma en Rescata el Congreso para borrar todo estigma de grupo violento y resaltar su carácter pacífico. La plataforma que dio origen a la iniciativa se convierte en un movimiento más amplio donde ha confluido el 15-M.

A finales de julio, un primer manifiesto empezó a correr como la pólvora por las redes sociales y a copar titulares en medio del bache informativo del verano. Un grupo de personas, reunidas en la Plataforma ¡En Pie!, de origen incierto, lanzaba un órdago a una de las principales instituciones del Estado. Convocaba a manifestarse, a partir del 25 de septiembre y “de forma indefinida” en las inmediaciones del Congreso de los Diputados. Según el texto, el objetivo era permanecer allí hasta conseguir la dimisión del Gobierno, la disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado y la iniciación después de un proceso de transición hacia un nuevo modelo de organización política, económica y social bajo el paraguas de una nueva Constitución.

Imagen de una de las asambleas celebradas el pasado fin de semana en el parque del Retiro de Madrid.@Coordinadora25S

Ahí comenzaron los recelos de las redes tejidas en el último año al calor de las protestas de mayo de 2011, a las que, sin estarlo manifiestamente, se situó detrás de la convocatoria. La asamblea general de Sol, surgida de la acampada que tuvo lugar en esa plaza, se desvinculó de la propuesta. De la plataforma y de la convocatoria se criticó la falta de transparencia, horizontalidad e inclusividad, conceptos considerados sagrados en los ambientes del movimiento  de los indignados. “Hay gente que trabajó mal en un principio. El tema constituyente suena a ultra y crea recelos”, afirma un activo participante del 15-M en Madrid.

 

Las asperezas comenzaron a limarse en el fin de semana del 25 y 26 de agosto. Dispuesto a redirigir la acción con procesos más democráticos, un grupo de personas, muchas de ellas caras conocidas del 15-M en la capital, apostaron por “abrir” la propuesta a las plazas y, por tanto, a las asambleas. Se creó entonces la Coordinadora 25-S, integrada por organizaciones, plataformas, asambleas y colectivos que pretenden alcanzar “un nuevo modelo social basado en la soberanía popular participativa”, según puede leerse en su página web. La Plataforma ¡En Pie!, promotora de la idea, quedó relegada a ser un sujeto activo más dentro de la coordinadora. Y el trabajo comenzó a articularse a través de tres grupos: comunicación, acción y contenidos, que celebran, desde entonces, asambleas periódicas que se retrasmiten a través de las redes sociales.

Sin embargo, el ‘daño’ ya estaba hecho. El manifiesto original fue la excusa perfecta para que tanto determinados políticos conservadores, como la derecha mediática, se lanzaran en tromba a ultrajar la iniciativa dándole un halo de radicalidad del que ahora intentan escapar sus promotores. De ellos se ha dicho que son violentos, que comulgan con la ultraderecha o la extrema izquierda o que pretenden “generar inestabilidad política” y alterar la democracia. La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, no tardó en apuntarse al carro de las críticas. La máxima representante del Ejecutivo de Rajoy en Madrid llegó a decir que el movimiento Ocupa el Congreso suponía “un golpe de Estado encubierto”.

Estos juicios, los que llegaron desde dentro y los que irrumpieron desde fuera, forzaron a sus promotores a redefinir la estrategia y los mensajes. Tanto es así que, el pasado fin de semana, en dos jornadas de asambleas continuas celebradas en el parque del Retiro de Madrid, el movimiento Ocupa el Congreso, como se denominó en su origen, mutó a Rescata el Congreso. Un lavado de cara que, insisten sus actuales impulsores, pretende dejar claro que se trata de una iniciativa “pacífica” que quiere llamar la atención sobre la pérdida de soberanía popular y la supeditación de los poderes públicos a los mercados.

De hecho, el sábado se consensuó “no impedir el paso de los diputados” a las Cortes. Que grupos violentos pretendan apropiarse de la cita es un temor que existe entre los convocantes, que aseguran que tirarán de “inteligencia colectiva” para evitar que se repitan incidentes como los que tuvieron lugar en junio de 2011 en Barcelona, cuando miles de personas trataron en vano de impedir el debate de totalidad del Presupuesto de la Generalitat con episodios de acoso y violencia contra los diputados y hostigamiento a los medios.

Reivindicaciones tradicionales del 15-M

Superadas las rencillas internas, el reto pasa ahora por que este movimiento que pretende “rodear” el Congreso el próximo 25 de septiembre concrete sus reivindicaciones y propuestas políticas y sea capaz de recuperar apoyos. Las proclamas no son extrañas al movimiento de los indignados: otra Ley Electoral, democracia participativa, derecho a la vivienda, censura a los recortes en sanidad y educación y rechazo a los rescates de la banca. La estrategia de difusión será determinante, especialmente en una convocatoria que tendrá lugar en un día laborable.

El tiempo apremia y queda casi todo por hacer, admiten algunas de las personas que trabajan activamente en que esta convocatoria sea un nuevo punto de partida de “acciones intermitentes pero continuas en el tiempo” y un revulsivo para el 15-M en un otoño en el que volverá intentar sacudir el tablero político.

Posibles penas de hasta un año de prisión

Las consecuencias legales que puede tener esta acción también preocupan a sus futuros participantes. Concentrarse a las puertas del Congreso de los Diputados en el transcurso de una sesión plenaria no es lo mismo que hacerlo en una plaza.

Según el artículo 494 del Código Penal, pueden incurrir en la pena de prisión de seis meses a un año o multa de doce a veinticuatro meses las personas que “promuevan, dirijan o presidan” manifestaciones u otra clase de reuniones ante las sedes del Congreso de los Diputados, del Senado o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, cuando estén reunidos, alterando su “normal funcionamiento”.

Por ello, la comisión de Legal surgida de la acampada de la Puerta del Sol, que ofrecerá cobertura jurídica a los convocantes, estudia protocolos de actuación para que la convocatoria sea “segura” para los activistas.

Por otra parte, y como es habitual en el 15-M, es muy probable que los promotores de Rescata el Congreso no comuniquen a la Delegación del Gobierno su voluntad de concentrarse en las inmediaciones de Las Cortes.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s