Galería

El honor de los policías

Sorprende el máximo silencio de toda la oposición. Lo cual les hace cómplices.

Fuente: publico.es / blog de Arturo González

 

Por lo visto, el Ministro del Interior prefiere el honor de los policías a la integridad física de los ciudadanos. Física y moral. Confirma que no se podrán grabar ni difundir por medio alguno imágenes de los policías antidisturbios en su trabajo, alegando que no es admisible esta perversión y ampararse en el derecho de manifestación y de expresión para hacerlo. Aparte de la imposibilidad de cumplimiento ante lo que por fortuna ha prosperado el mundo de las comunicaciones, el solo hecho de que el Gobierno lo decrete refleja la ideología nostálgica de la represión que lo sustenta, y demuestra su bajísimo nivel democrático al ignorar el valor de los derechos fundamentales, en el que unos decaen antes que otros.

En un país ya con más de treinta años de democracia, resulta intolerable amparar los desafueros que pueda cometer la policía o en el mejor de los casos sus excesos en sus funciones, bajo la disculpa de que son ellos los agredidos, y solamente indica que vamos por mal camino al pretender ciudadanos desinformados. Es tan absurdo como decir que no se podrá grabar ni informar si un policía es sorprendido violando a una o un menor.

Un Gobierno que recoge estas restricciones no merece el menor respeto; todos sus miembros, y no solo el Ministro del Interior, deberían poseer una mínima base de educación constitucional. Pero ellos están bajo la obsesión de cristianizar España y acoplarla a sus retrógradas creencias, ya sea en la educación, ya sea en la moral valenciana de giras nocturnas a bares de copas, ya ocultando las placas de identificación de los policías, ya azuzándoles contra quienes se manifiesten y graben palizas con sus móviles. Tendrán que cachearlos antes de toda manifestación. No le demos más vueltas: no es demagogia ni crítica barata: es simplemente el retorno a la dictadura, tratando de revestirla de cierta apariencia democrática. Y lo grave sería que estos policías actuaran así cumpliendo órdenes estrictas (Director General, Secretario de Estado o Ministro del Interior), con olvido de que la obediencia debida no es una eximente, y por tanto tendrían su cuota de responsabilidad.

Sorprende el máximo silencio de toda la oposición. Lo cual les hace cómplices. Si no lo son, deberían integrarse en masa a quienes se manifiesten el próximo día 23 delante del Congreso, mientras el Partido en el poder apruebe en solitario los Presupuestos que definitivamente nos sumirán en la miseria. Y que no vengan con la coartada del abandono de su labor parlamentaria de oposición: hay veces en que esa oposición es mejor en la calle que en el escaño.

Aunque el verdadero drama reside en que a los ciudadanos no les preocupa mucho este asunto capital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s