Galería

Un paciente madrileño denuncia no recibir la atención que necesita tras ser derivado a una clínica privada

Fuente: lamarea.com

Francisco Ruz, enfermo crónico del Hospital Gregorio Marañón, junto a la carta en la que se le deriva a una clínica privada.

El pasado jueves, una hora antes de ir a que le practicasen una colonoscopia, el paciente Francisco Ruz recibió una llamada de la clínica privada Anderson. Querían confirmar su asistencia a la exploración que tenía programada. “No, no voy a ir”, respondió. Y no se presentó. Por miedo y “por dignidad”. A Francisco, paciente del área de Digestivos del Hospital público Gregorio Marañón, le faltaba una prueba esencial para entrar en el quirófano con todas las garantías: la consulta con el anestesista, que debía certificar que la anestesia era adecuada teniendo en cuenta la medicación que toma tras sufrir un ictus hace seis meses. Sin ella, no quería correr riesgos.

Cuatro días después, el paciente sigue sin saber a qué centro le correspondía realizar esa consulta con el especialista. “No sé si me tendría que haber citado en el hospital (donde le han hecho el resto de pruebas pre-exploración) o en la privada, con el equipo que me tenía que intervenir”, explica Francisco. El caso es que nadie le citó.

Desde hace nueve años, a Francisco le practican anualmente una colonoscopia debido a su dolencia degenerativa, una colitis ulcerosa crónica. Tras sufrir el ictus, según el paciente, su médico del Gregorio Marañón le comentó que el anestesista debería “reestudiar su caso” antes de la intervención “por seguridad”. Pero poco después derivaron a Francisco a la clínica privada Anderson Internacional. En el camino de lo público a lo privado, se ha perdido la consulta con el especialista.

Para redondear el sinsentido, ahora tiene que esperar hasta mayo, “cuando tengo cita en Digestivos para evaluar las pruebas que no me he realizado. Es absurdo”, asegura frustrado el paciente.

Si bien es cierto que Francisco no tenía ningún inconveniente a priori en acudir a la clínica Anderson, tras lo sucedido, desconfía. ”No he ido ni voy a ir a un centro privado, aunque no me pidan dinero. No pienso entrar en el juego. Lo que ha pasado evidencia que lo primero no es la salud. Si hasta este año se hacía todo en el mismo hospital, ¿por qué de repente no se puede? Alguien se está beneficiando clarísimamente con este tráfico de pacientes”, se pregunta Ruz.

Hace unas semanas Madrid Salud le envió una carta en la que se lee: “En relación a la cita de colonoscopia diagnóstica que tiene usted citada en el Hospital Gregorio Marañón, le comunicamos la posibilidad de realizársela en este centro. Le adjuntamos la citación para la prueba que tiene pendiente en el Hospital MD Anderson Internacional España SA”. Y a continuación un mapa indicativo de cómo el paciente que vive en Perales de Tajuña (a 42 kilómetros de Madrid) debía llegar al centro, en el barrio de Arturo Soria.

A pesar de que la Consejería de Sanidad justifica la “externalización” sanitaria y el Plan de Sostenibilidad según criterios económicos y argumentando que la calidad asistencial se va a mantener, la realidad es otra. El trasiego de pacientes del sistema sanitario público al negocio privado es un secreto a voces que se está intensificando en los últimos meses. Y, en última instancia, los grandes perjudicados son los pacientes.

“No me puedo arriesgar a quedarme en la mesa de operaciones. Estamos hablando de anestesia general. No es una broma”, lamenta Francisco. Asegura que es un “enfermo muy problemático” que debería recibir una atención y seguimiento “por parte del mismo equipo profesional siempre”, como había sucedido hasta el momento de recibir la carta.

El paciente, con un 38% de minusvalía, reconoce que cuando acudió a su última consulta con su médico de Digestivos, en el pasillo esperaban diez pacientes, “todos derivados a la privada. Las colonoscopias y endoscopias las van derivando a otros centros, cuando aquí tienen el material y el personal necesario”, afirma. Francisco se siente víctima de “una descoordinación que pone en peligro la vida de los enfermos”.

La Marea ha tratado de conocer la versión del Hospital Gregorio Marañón y la clínica Anderson desde el pasado jueves sin éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s