Galería

E.Política La Guillotina: El ciclo electoral – Reflexión para el debate

21 de Febrero de 2014 a las 19:00h

en la Escuela de Adultos del Barrio del Pilar

Avda. Betanzos 37

<M> Barrio del Pilar y Peña Grande BUS: 42, 49, 126, 128

DEBATE

El ciclo electoral votacional

¿Que legitimamos?

      • ¿Elecciones o votaciones?

      • ¿Con las elecciones llevamos a cabo un proyecto democrático?

      • ¿Qué legitimamos?

      • ¿Nuevas candidaturas o maquillaje electoral?

      • ¿El poder se presenta a las elecciones?

      • ¿Cuál es el Papel del 15M en las elecciones?

REFLEXIÓN PARA EL DEBATE

Guillotina-LC

La alternativa electoral como forma de “ordenar” el 15M es reclamada por la clase política y apoyada decididamente por los medios de comunicación. Los grandes partidos tienen el apoyo social más bajo de su historia y una baja participación electoral incrementaría su deslegitimación, además ya ha constatado que campañas mediáticas y represión son poco eficaces y se sienten más fuertes en una confrontación en su terreno: el electoral. Por otra parte las organizaciones políticas minoritarias, a pesar de mostrarse como corrientes críticas de los grandes partidos, no han aumentado su aceptación como para entrar en el selecto club de los mayoritarios.

Nuevamente se vuelve a iniciar el ciclo con el resurgir de nuevas propuestas, todas ellas aparecidas en la postrimerías del ciclo anterior y ante la inminente proximidad del nuevo, esta vez con un nuevo elemento, la aparición del 15M en la escena electoral de la mano de algunas candidaturas y el uso generalizado del lenguaje y las apariencias del 15M, para simular opciones que concretan alternativas.

1. Papel y significado de las elecciones en el conjunto del sistema político-social

a) Votaciones no Elecciones. La primera aproximación al significado de las elecciones la tenemos que realizar atendiendo al significado intrínseco de la propuesta, cuando se aproximan elecciones y entramos en la dinámica electoral, lo primero que tenemos que hacer es negar su propia existencia, estamos obligados a denunciar que no existen elecciones, existen votaciones. En esta mal llamada dinámica electoral optamos sobre algo que se nos ofrece, puede existir libertad de optar o derecho a optar,  pero no a elegir. Se presenta la libertad de elección cuando todas las opciones se pueden ofrecer y de hecho se ofrecen en igualdad de condiciones, cuanto todos los participes tienen la misma posibilidad de ser elegidos, de lo contrario no hay elección solo hay opción.

Por otra parte estaríamos hablando de elecciones en política cuando cualquier componente social tiene las mismas posibilidades y condiciones para presentarse y ser una opción.

Ninguna de las dos condiciones se dan en nuestro sistema electoral, mejor dicho no se dan ni en el nuestro ni en ninguna otra sociedad donde el capitalismo es el sistema dominante, por lo que podemos hablar del ciclo opcional pero no del ciclo electoral. La mal llamada democracia occidental se sustenta sobre la base de un sistema económico capitalista incompatible con la igualdad de posibilidades en el juego democrático.

b) Incompatibilidad. No podemos entender el papel y significado de las elecciones desmarcando las mismas del sistema social en el que nos encontramos, estamos en una democracia representativa que se asienta en un sistema económico de libre mercado, en el que todo puede ser objeto de mercancía. Se puede mercadear con cualquier cosa, los derechos, las personas, la pobreza, los recursos básicos. Este sistema se encuentra tan profundamente enraizado, que hablamos con normalidad del mercado laboral, en el que las personas y sus capacidades son mera mercancía, objeto de especulación o mero trato vejatorio, la nueva forma de esclavitud que queda perfectamente legitimada por la dinámica de mercado.

En el mercado solo mercadean los que pueden acceder a él, al lumpen restante, los condenamos a la exclusión social, como la democracia representativa, hunde sus raíces en esta sociedad de libre mercado, tienen garantizado que solo las elites pueden acceder a ser representantes, ponen mucho empeño en que tengamos claro que el lumpen social no está capacitado para gobernar, estamos ante una democracia representativa donde solo las elites pueden estar en esa representación, buscando el sistema, única y exclusivamente, su continuidad.

¿Cómo podemos plantear que la democracia representativa que nos presentan en el ciclo electoral es compatible con la estructura social de libre mercado?. ¿Cómo somos capaces de plantear que podemos tener una democracia con los niveles de desigualdad que este sistema implanta?. Con esta estructura socioeconómica solo pueden acceder a la representación una clase determinada que nada tiene que ver con la masa social que pretenden representar.

c) La clase Política. Por lo visto hasta anteriormente, las mal llamadas elecciones nos circunscriben a los políticos, que debíamos denominar “Clase Política”, que se han convertido en una clase social, que como tal exclusivamente defienden sus intereses de clase, sus privilegios, defienden un régimen económico, un régimen laboral, un régimen jurídico y hasta fiscal claramente diferenciado del resto de la sociedad, por supuesto enormemente privilegiado, que se han auto-otorgado. Identificar a los políticos con la “Clase política” no es un insulto es una descripción, ser representante implica unos privilegios que se incorporan a una clase social de élite.

d) Sometimiento consentido. El mal llamado ciclo electoral, que deberíamos denominar ciclo votacional, suele venir acompañado de numerosas justificaciones, algunas relativas al tipo de democracia que vienen a representar. Esta democracia participativa no es débil, como señalan algunos, no es el menos malo de los sistemas, ni es imperfecta, como justifican las élites, simplemente no es democracia. Democracia, al igual que otras muchas palabras (justicia, libertad, igualdad…), ha ido perdiendo su significado para convertirse en una consigna ideológica que ayuda a perpetuar el poder de quienes la manipulan. Aun cuando etimológicamente anuncia “reconocer y anunciar derechos”, en la sociedad contemporánea (desarrollada, occidental, capitalista) es más bien una técnica, una forma especial de sometimiento consentido, y las elecciones son la herramienta que consigue que las mayorías acepten las decisiones de las minorías.

Al confundirse la democracia con la forma de gobierno, la participación política se centra en la captación de votos y voluntades, y quienes tienen más poder para captar esos votos y voluntades son las mismas élites que controlan los medios de comunicación y los aparatos del estado. Esto hace prácticamente imposible que las clases populares conformen mayorías capaces de controlar el poder y transformar la sociedad.

e) Acción Política. En época electoral se nos presentan las elecciones como la acción política por excelencia, ante esto debemos reivindicar que la elecciones no son la única acción  política y la representación no es lo único que cuenta políticamente, en un sistema deslegitimado en lo político y en lo institucional la acción política se entronca con lo social y puede o debe desarrollarse en otros ámbitos, básicamente, en aquellos que supongan una ruptura con lo institucionalizado; recientemente los vecinos del barrio de Gamonal nos han dado una buena muestra de ello.

f) Hegemonía. Las Elecciones a través de las campañas electorales, son el instrumento de creación  de las redes de la manipulación, para que nosotros interpretemos la realidad tal y como ellos quieren que las interpretemos, por ese mismo motivo se gastan autenticas fortunas en las campañas, y por ese mismo motivo utilizan corrupción, sobornos y todo lo que este a su alcance, para lanzar su campaña. No persiguen vendernos un candidato, no solo, persiguen trasmitirnos su realidad y evitar que construyamos la nuestra.

g) Legitimación. El poder y más en la coyuntura actual necesita legitimar su hegemonía, el sometimiento consentido que nos imponen y son las elecciones la herramienta fundamental de legitimación. Ya hemos aclarado que no estamos ante unas elecciones, sino ante unas simples votaciones en las que solo nos permitirá elegir una opción. Si votamos solo legitimamos las opciones que de forma exclusiva ellos han presentado. Deberíamos preguntarnos no solo que legitimamos, corrupción, sometimiento, una clase elitista, sino que es lo que no votamos y estamos legitimando también. No estamos votando a los que no se presentan a las elecciones pero hacen nuestra política, no votamos al Banco Central Europeo, no votamos a la Troica, no votamos al Banco Mundial, pero son ellos los que nos van a imponer sus políticas y nuestras condiciones de vida, no les votamos pero votando les estamos legitimando.  Entonces ¿a quién votamos?, pues claramente a los que participan en el circo, pero solo para hacer las acrobacias que nos distraigan, el Parlamento Europeo, en esta Europa que ha construido el capitalismo para imponer sus tesis, no pinta nada. Los que mandan en Europa y en España no se presentan a las elecciones.

Continua la lectura …

.

Os esperamos porque apostamos por la necesidad de crear pensamiento colectivo, para responder a los retos que tenemos por delante.

 Medios de apoyo al debate AQUÍ enlace 

 

¡¡OS ESPERAMOS!!
¡¡CONSTRUYAMOS JUNTOS!!

Un comentario el “E.Política La Guillotina: El ciclo electoral – Reflexión para el debate

  1. Pingback: Carácter de las elecciones europeas 2014 | Asamblea popular 15M del Barrio del Pilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s