Galería

LOS ATAQUES DEL SISTEMA AL DERECHO DE INFORMACIÓN

ABP-170Guillotina-L170En una de las últimas asambleas de Ahora Madrid Fuencarral El Pardo, se origino un debate en relación a la página web del Ayuntamiento de Madrid, donde se vertieron todo tipo de opiniones, sin ánimo de polemizar,  si debemos considerar que es importante tener algunas ideas claras al respecto, por ser algo más que un nuevo ataque meramente anecdótico, o simplemente uno más de los muchos a los que nos vamos que tener que enfrentar.

No podemos hablar de la libertad de expresión y del derecho fundamental a la información sin hacer referencia a la coyuntura actual en la que nos circunscribimos, una democracia donde el epicentro de la cultura popular es la televisión y los medios de comunicación disponen de la legitimidad de la comunicación, que de forma importante se ejerce buscando mas el espectáculo televisivo y la construcción de opiniones influyentes que la veracidad de los contenidos, contenidos por otra parte no basados en hecho empíricos, por el contrario basados fundamentalmente en opiniones, todo ello aparentemente basado en una hipócrita independencia.

[1]Actualmente el 80% de las informaciones que proporcionan la radio y la televisión en España, se basa o se circunscribe a hablar sobre lo que la gente ha dicho, declaraciones de políticos, declaraciones de empresarios, declaraciones, solo el 20 % restante informa sobre los hechos que han ocurrido, es decir aparentan que nos están informando cuando realmente están opinando, imponiendo un nuevo formato de lo que denominan información, en este contexto la información sobre lo que dice la gente carece de límites. Están creando la verdad periodística que claramente difiere de la verdad real, al fin de cuentas nada tienen que ver.

De esta forma los periodistas se convierten en gestores de un derecho fundamental, en creadores de opinión, debiendo estar obligados a evitar imprecisiones, datos falsos o engañosos, interpretaciones malintencionadas, nadie pone en duda su derecho a dar su opinión, faltaría más, pero esta, en tanto que creadores de opinión debería basarse en hechos empíricos y demostrables, cuando esto no ocurre que es con más frecuencia de lo deseable, los ciudadanos, y los actores políticos o sociales que se sientan afectados de alguna manera, tienen todo el derecho a expresar y dar a conocer su versión. La libertad de expresión no les convierte en intocables.

Lo anteriormente expuesto se circunscribe a las actuaciones bien intencionadas, pero no siempre es así, como tan poco es tal la independencia de los medios de comunicación, o el afirmar de forma hipócrita que existe libertad de expresión, [2]en España los cuatro principales operadores del sector del libro, disco, cine, prensa, radio, televisión en abierto y televisión de pago, los cuatro primeros, tienen el 84% de media de audiencia, y controlan el 74 % de la facturación de los respectivos sectores, encontrándose directamente vinculados en España y en Europa a grandes corporaciones que tienen como objetivo fundamental obtener beneficio y el control social y político de la sociedad, en Europa podemos encontrar ejemplos de la participación de grandes corporaciones de armamento con participación en medios de comunicación como por ejemplo Le Monde, de la que también participa PRISA. En este contexto, ¿se puede publicar cualquier opinión?, ¿cuál de esos cuatro operadores lo publicaría?.

En este contexto cuando un periodista da una opinión en un medio de comunicación disfrazada de información, está haciendo algo muy grave, porque la potencialidad del medio convierte esa opinión en algo cierto, en algo veraz que no necesita ser contrastado. Numerosas sentencias del tribunal constitucional establecen una clara distinción entre los derechos que garantizan la libertad de expresión, y el derecho a comunicar información, [3]pues la veracidad, entendida como diligencia en la averiguación de los hechos, condiciona la legitimidad del derecho a la información, requisito que no es exigible cuando lo que se ejercita es la libertad de expresión, pues las opiniones y juicios de valor no se prestan a demostración de exactitud. Expresar habitualmente opiniones, apreciaciones y juicios de valor disfrazadas de información vulnera un derecho fundamental, público y social, nuestro derecho a una información veraz.

Los actores tanto políticos como sociales tenemos todo el derecho en este contexto a ofrecer nuestra versión de los hechos, así como a denunciar imprecisiones intencionadas, datos falsos o engañosos o interpretaciones tendenciosas, sin que por ello se ataque la libertad de expresión, defender este derecho nos evita caer en la siempre engaños trampa que equipara señalar el error con las acciones de censura, la censura la ejercen a diario los operadores que controlan los medios de comunicación, no permitiendo el acceso a sus medios de las opiniones que nos les interesa.

Las Instituciones públicas tienen todo el derecho a ofrecer la versión oficial de los acontecimientos cuando no se corresponde con la versión dada por determinados medios y los ciudadanos tenemos el derecho a exigir de los periodistas en tanto que gestores de la información y en el desempeño de un rol social que no tenemos otros ciudadanos, que no disocien la veracidad que se les debe exigir en el marco del derecho a la información cuando están ejerciendo su libertad de expresión. Pero si esto ocurre y la verdad periodística difiere de la verdad real, de ellos no vamos a esperar rectificación, pero nosotros tenemos todo el derecho a evidenciarlo, así como a defendernos de los ataques de las asociaciones corporativistas que saldrán ladrando cesura.

Sería importante que nos planteáramos como combatir que grandes corporaciones disfrazadas de periodistas, traten de hacer política, desestabilicen gobiernos, y se enfrente a los posibles cambios que puedan poner en riesgo el poder, que siempre han ostentado, la Web del Ayuntamiento de Madrid es una herramienta para combatirlos, nosotros tendremos que hacer nuestro trabajo defendiéndola y difundiéndola.

En la defensa de nuestros derechos a los concejales les debemos exigir que ni un paso atrás.

Asamblea Popular del 15M del Barrio del Pilar

[1] Concha Mateos. Porf. Periodismo U.R.J.C.

[2] Luis A. Albornoz. Pte. ULEPICC

[3] STC 216/2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s